septiembre 27, 2007

Recordando a Monterroso

El beso de rana

Copán estaba llena de gente y no era para menos, pues por la inminencia de un fenómeno astronómico, a las usuales ofrendas de posol –bebida de maíz fermentado– y los tradicionales cánticos que atraían a los chacs –espíritus que favorecían y protegían los maizales–, iba a ser añadido un rito especial: el sacrificio de un ser humano.

Ahbayal y Kaxenoc habían recibido, pocos días antes, la orden de los jefes mayas para salir a buscar la persona cuya sangre serviría de ofrenda a los chacs. Estos espíritus necesitarían de ella para nutrirse y fortalecerse, porque ellos tendrían que dar la energía que el sol habría de negar a los cultivos, ya que no faltaba mucho, de acuerdo a los cálculos de los sacerdotes, para que el astro rey dejase de dar luz. Y aunque el fenómeno duraría poco, el maíz, base de su economía, no podía ser descuidado.

Ahbayal y Kaxenoc se sintieron honrados y afortunados por la nominación de la cual habían sido objeto, ya que sabían que les redituaría generosos obsequios y una parte de la cosecha mayor a la que habitualmente recibían, además del prestigio de contar con un lugar de honor en la ceremonia de sacrificio.

Ambos guerreros emprendieron camino hacia el norte y luego de siete horas de marcha, divisaron a un cazador tolteca. Debidamente escondidos, planearon la forma de capturarlo vivo, momento en el cual, Kaxenoc le contó a su compañero un secreto que había estado guardando con celo por dos años. Casualmente Kaxenoc había descubierto que la saliva de ciertos batracios producía el adormecimiento de la parte del cuerpo en la que fuera vertida, y que por medio de dardos ésta podía ser introducida en el cuerpo de un animal, quedando éste inconsciente por unas horas. Procedieron entonces a untar pequeños dardos con la saliva del batracio que Kaxenoc había llevado consigo y disponiéndose a manera de emboscada, soplaron las cerbatanas al mismo tiempo, llegando a impactar en el tolteca el dardo que los pulmones de Ahbayal habían impulsado. El retorno les demoró tres hora más por el peso extra que debieron cargar, pero bien valió el esfuerzo, porque fueron recibidos como héroes por los pobladores.

Tres días después, en la atiborrada Copán, el tolteca –que había seguido recibiendo pequeñas dosis del casi inofensivo veneno, posteriormente nombrado “beso de rana”– era amarrado en el altar de sacrificio. Habrían de pasar un par de horas más para que el tolteca recobrara el juicio, hallándose inmovilizado por las ataduras y denotando su rostro la gran confusión en la que se encontraba sumida su mente, expresión que fue cambiando a espanto cuando se dio cuenta del porqué de su apresamiento. Aterrorizado, gritaba en nahua, su lengua originaria, frases incomprensibles para los mayas, pero que muy probablemente eran suplicas de clemencia.

Haciendo oídos sordos a los balbuceos del tolteca, todo estaba dispuesto: los sacerdotes recitaban aletargadamente oraciones reservadas sólo a ellos; los jefes, de pie y con vestimenta de fiesta, hacían guardia alrededor del cuchillo que habría de servir para perforar el pecho del que oficiaría de ofrenda. Por su parte, Ahbayal y Kaxenoc, habían sido acomodados a la derecha del altar y lucían los nuevos atuendos con que el sacerdote mayor los había obsequiado por su magnífica y rápida faena.

Kaxenoc, especialmente, tenía motivos para sentirse orgulloso, pues su descubrimiento había posibilitado una captura sin derramamiento de sangre, la cual, obviamente, no podía ser desperdiciada. Pero en su humilde mente no cruzaba la idea de que su método de captura dejaría de ser secreto y se convertiría en la norma cuando de capturar ofrendas se tratara. Y ni siquiera se salvarían de la saliva anestésica los españoles, que llegarían a la posteriormente nombrada América, con mayor desarrollo científico, pero neófitos en las innumerables artimañas selváticas. Tal sería el caso de fray Bartolomé Arrazola, quien respondiendo a la confianza que Carlos V tenía en su labor evangelizadora, emprendería viaje a los territorios mayas, con tan mala fortuna que un buen día, hallándose perdido en la selva, sería alcanzado por un dardo, anónima herencia de Kaxenoc, y, al igual que el tolteca que estaba a punto de ser sacrificado, recibiría un certero tajo en el pecho, dejando que su sangre sirva de nutriente a los chacs, que una vez más, debido a un eclipse, deberían fortalecerse para proteger los cultivos.

10 comentarios:

  1. No fue si no hasta la mitad que me acorde que ya habia leido, o, mejor dicho, que me habias hecho leer, esto antes. Deberias poner "El eclipse" mas, asi solito no tiene importancia el tal fray Bartolomé Arrazola.

    ResponderEliminar
  2. Mhhh porqu� me hizo recuerdo a la �ltima peli del Mel Gibson...Apocalypto. Me trajo im�genes...solo im�genes.

    ResponderEliminar
  3. Tratando de ser más inteligente q los Mayas Bartolomé juro q le iban a creer la maldición q les hecharía si lo sacrificaban jajajajaja no sabia q yá los mayas sabian lo q era un eclipse y estaban preparandose para ello, usando la sangre del Fray.
    Un abrazote !

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    que gusto leerte de nuevo, ya ni me acuerdo la ultima vez que vine a visitar tu sitio... era en avril creo, me gustan tus cuentos... sigue adelante.
    Por eso de los tramites de tu cedula de identidad? es un cuento na' mas verdad? o es que Bolivia va de peor en peor? yo vivi nìña en Cbba, pero me parece nunca a ver escuchado esa clase de cosas por mis papas.
    Saludos de Ginebra.Liz

    ResponderEliminar
  5. Por cierto... que buena la musica! es tan reposante... como se llama esa musica?
    Liz

    ResponderEliminar
  6. Te juro que estaba escuchando esa canción hace...2 canciones!!!!! que chistoso. Caetano canta hermoso, me encanta su voz tan serena, tan como la canción, llena de "saudade".

    Bueno, abrazos oveja que nunca pasa por mi blog ;)

    ResponderEliminar
  7. El uso de las propeidades venenosas, curativas, alucionojenas, adomercedoras de especies animales en latinoamérica la verdad sorprende.
    Solo una consulta, este es un fragmento o es de autoría propia, pues la verdad pienso mi buen Willy que es muy dificil escribir ralatos de otras culturas y se necesitan muchos datos, debido pues al final que si las novelas, tradiciones o cuentos aportan de gran manera como documentos, a veces los escritos basados en información no fehaciente confunden.

    En caso de ser tuyo el escrito felicidades me dejaste opa hermano, hace mucho que no leo nada sobre culturas precolombinas como la tolteca y la maya.

    Saludos y hasta la noche en el ETNO.

    ResponderEliminar
  8. Chilas: Bueno, creí que con el título del post ya bastaba para dar una referencia clara; además, aunque hubiera puesto "El eclipse", quien no ha leído ese cuento igual no le va a encontrar relación. Un abrazo.

    Warmicita: Puede ser que por la ambientación del cuento, similar a la que empleo Gibson en su película, te haya provocado ciertos recuerdos. En todo caso, me basé en un cuento de Monterroso para desarrollar la historia. Un abrazo.

    Juan Pablo: Fue y sigue siendo jodido, porque los sacrificios siguen existiendo. Un abrazo.

    Leslie: Sí pues, ese cuento de Monterroso plantea cuán avanzadas estaban las culturas americanas antes de la llegada de los españoles. Un abrazo, Tigresa.

    Liz: Bueno, lo de los carnets es una crónica ficcional de un trámite burocrático. No te asustes, todavía, creo, no se están alquilando bebés. Por otra parte, la canción es Bossa Nova, un género musical brasilero bastante exquisito. Un abrazo.

    Vania: Completamente de acuerdo, el tipo canta hermoso y transmite sentimientos cuando lo hace. Un abrazote y disculpá mi ingratitud.

    Alexis: Como ya dije, me base en un cuento de Augusto Monterroso para escribir esta historia; sin embargo, investigué algunas cosas sobre la civilización maya para poder armar el relato. Un abrazo.

    Fabiana: Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar