diciembre 05, 2006

Hoy no será



Qué sabe el sonido crepitante de la leña
para agonizar con tanta soberbia
sólo es el eco del dolor
y acaso de uno solo
abriendo una grieta en el silencio

Cincelan sus chispas finales
con golpes de tristeza ajena
el portal que comunica al olvido

La última brasa se aviva
revienta gritando el convite
maligno/insidioso
desde una ronquera prestada

Hoy pude rechazarlo:
porta mi alma un conjuro
mal llamado esperanza
que sé recitar de memoria
si en ella veo tus ojos

Acaso mañana me convenza
y me encierre en su lamento;
tal es su vinílico poder

Esta noche el poderoso fui yo
multipliqué su condena:
trece veces escuché su agonía
mientras se apagaba el fueguito

18 comentarios:

  1. una simpática bloguera05 diciembre, 2006 07:53

    El recurso del fuego (y sus elementos) está buenísimo.
    (tal vez, quitándole la penúltima estrofa, o haciéndole algo, queda más incendiario). Tal vez.

    ResponderEliminar
  2. me ha gustado mucho la parte de

    Hoy pude rechazarlo:
    porta mi alma un conjuro
    mal llamado esperanza
    que sé recitar de memoria
    si en ella veo tus ojos

    y debo decir coincidentemente con alguien que ya lo mencionó, que es cierto que hay algo de oscuro y perverso en el final de tus cuentos y poesias (y eso no es nada malo por supuesto)

    ResponderEliminar
  3. Es un poema muy evocador. La leña no sabe nada del dolor, pero es uno el que se convierte en la leña crepitante... ¿hay algun motivo para que sean trece veces las que escuchas su agonía?

    ResponderEliminar
  4. Hay fuegos que se apagan pronto y fueguitos que tardan eternidades en apagarse.

    ResponderEliminar
  5. el tema del fuego...no lo comento demasiado porque me lo phohibió el psicologo ( a los 13 años quemé mi colegio y me tacharon los muy desgraciados de "pirómano" diciendo...
    Evocar... Mejor es revivir.
    Salud compadre, está demostrando que además de narrador tiene una vena poética digna de explotar.

    ResponderEliminar
  6. Me hiciste recuerdo a la canción de Chabuca Granda: Cardo o Ceniza. La escuchaste?
    Abrazos en el alma,
    mad

    ResponderEliminar
  7. Simpática B.: Gracias. De hecho debe tener un montón de fallas, yo no soy poeta y apenas empiezo a escribir.

    Perro: Qué será. Vos eres psicóloco, me podrías ayudar a identificar algún trauma pasado. Gracias, viejo can.

    Cápsula: Para los que tardan mucho, hay que llamar a los bomberos, porque sino puede ser peligroso para los corazones vecinos.

    Marco: Así que pirómano, qué interesante. Bueno saber eso, tu “virtud” podría ser útil en cualquier momento. Por ejemplo, ¿no te gustaría quemar algo grande, cuyas llamas se vean hasta en Singapur? Yo conozco ese algo: el estadio del Cholívar. Feo es, o sea que, además, le estarías haciendo un bien a la estética urbandina; los muy miserables y chojcheros han puesto graderías de madera, o sea que se va a incendiar en dos patadas, y si quieres te lo compro estrellitas para que festejemos tu hazaña. ¿bueno?

    Madelaine y Eduardo: Le respondo a los dos, pues en algo se relacionan las preguntas que hicieron. No conozco esa de Chabuca, pero si conozco “El fueguito”, de Matilde, que es precisamente el vinilo que hice tocar anoche y que me quiso contagiar su pena, pero no se lo permití y, además, me regocijé escuchándola sufrir trece veces más, que es el número de veces que hice tocar la canción. Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  8. hace un tiempo he estado leyendo lo que escribes y tengo que decirte que tienes una fan!!! y me caes mejor por que eres Stronguista jeje yo soy de Cocha pero vivo en USA. sigue deleitandonos con tus escritos!!!!

    ResponderEliminar
  9. Es un hechizo o es un poema?

    Muy propicio para la Luna Llena...

    ResponderEliminar
  10. Lelsie: Muchas gracias por visitar este espacio. Me alegra que te gusten los textos. Un abrazo.

    Cristi: Es una mezcla de ambos. Ups, no sé si por acá estamos con luna llena; en fin, a mí me sirvió.

    ResponderEliminar
  11. Se apago el amor
    como un fueguito,
    como un fueguito
    muerto de frío...

    Nunca más veré
    arder sus ojos
    arder sus ojos
    tan amorosos...

    Ay el amor
    que se ha apagado
    tanto dulzor
    que me ha robado

    Cómo iba a pensar
    que acabaría
    si me decía
    siempre te he de amar...

    Qué linda canción ché, a mí me encanta, sobretodo escucharla acompañada por una botellita de vino, buena charla y en un día de sol (aunque no cuadre el sol con el vino)y en la voz de la Emma Junaro que canta esta canción con tanto feeling.

    ResponderEliminar
  12. Y Qué jodido..!! me penetra eso.. se me mete es como una mezclade bien y mal.. pero no!! a quien sepa expresarlo...

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  13. la magia entre la imagen y las letras me hace pensar que lo sublime aún existe..

    un abrazo sublime desde mi cheqa...

    ResponderEliminar
  14. hay cosas que en el sol definitivamente no van, y es hablar de fueguitos con vino, lo de la charla siempre es bueno.

    ResponderEliminar
  15. Ups, que radical. Compañero: Fuego que no te ha de quemar, déjalo arder. O no?

    ResponderEliminar
  16. Cápsula: Bueno, en la farrillada podrás tener sol y vino; a Ema Junaro va estar un poquito difícil secuestrarla, pero vamos a intentarlo.

    Jota: Cuidado con el lugar por donde penetra... Gracias.

    Cheqa: Uuuuuuta, me estás haciendo emocionar; si alguien me viera ahorita, tendría que cantar: “no estoy triiiisteee, no es mi llaaaantooo, es el humo del cigarrillooo que me haaaacee lloraaaar...” Gracias.

    Perro: Ya pues, no estés censurando los gustos ajenos, cuidado se arme otra polémica...

    Vero: Que arda, esa es la cosa, y que nunca se apague.

    ResponderEliminar
  17. una simpática bloguera07 diciembre, 2006 06:37

    Sos un poeta, Estido -aunque escribas en prosa-. No te hagas...

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Simpática Bloguera, pero no soy poeta; apenas comienzo a espcribir.

    ResponderEliminar